Europa da la espalda a la ciencia | Ciencia – EL PAIS

Ser investigador en España no es fácil. La financiación en I+D + i que llega a los laboratorios ha retrocedido a niveles de hace quince años. Los retrasos presupuestarios provocan caos en las resoluciones de las convocatorias de varios ministerios. La falta de continuidad obliga a paralizar proyectos de investigación y pone en riesgo la renovación de contratos de científicos.

Si se ha evitado el colapso overall del sistema científico español ha sido gracias al chaleco salvavidas de financiación europeo. Desde 2014, la Unión Europea ha destinado más de 4.000 millones de euros a proyectos en centros de investigación españoles que, entre otras muchas cosas, combaten el cáncer, protegen nuestro medio ambiente o exploran el universo.

Pero Europa tampoco es inmune a los vaivenes políticos. Líderes de los veintisiete países han comenzado a negociar el siguiente presupuesto de la Unión Europea. Cuando las cartas estén encima de la mesa, existe la posibilidad clara de que los líderes políticos decidan recortar la porción del presupuesto destinada a Horizon Europe, el programa de ciencia y innovación. Ello constituiría un grave mistake.

<section class="sumario_html derecha" id="sumario_1

Si los pronósticos se cumplen, el nuevo programa va a financiar fundamentalmente proyectos de implementación, es decir, de introducción en el mercado de concepts y descubrimientos ya existentes, dejando atrás la generación de nuevo conocimiento, la investigación puntera de calidad, que es la base de la innovación. Europa no debe de olvidarse de la investigación puntera de calidad, sin la cual no hay posterior implementación que se desarrolla de forma más efectiva en el contexto de las empresas., surgidos de la investigación básica, podemos alargar y mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias. Estos avances son el fruto de la labor de miles de investigadores durante muchos años. Es importante que nuestros ministros de economía, ciencia y competitividad hagan valer la voz de España en Europa para que se incremente y se asegure la financiación de la ciencia de calidad, y se deje la implementación a la industria y a otras fuentes de financiación.